Reseña Drone para principiantes MJX Bugs 3 Pro por 142,40€

El Bug 3 Pro de MJX es un drone con un diseño clásico perfecto para principiantes. El principal motivo es que el control es muy sencillo. Además, dispone de una cámara que se puede extraer. Por este precio nos ha parecido una opción muy interesante para aquellos que estén deseando adentrarse en este mundillo. En China-Gadgets, aunque tenemos más experiencia, lo hemos probado durante un tiempo. A continuación os contamos cómo ha sido nuestra experiencia. ¡Sigue leyendo!

Detalles técnicos

Modelo MJX Bugs 3 Pro
Tamaño 410 x 410 x 150 mm
Peso 1,540 g
Batería 7,4 V 2.800 mAh
<22 Minutos de vuelo
Velocidad <36 km/h
Cámara opcional; 720p
Característica ~600 m distancia; seguimiento del movimiento, POI, GPS
Precio <150€
Lanzamiento Verano 2018

Envío y contenido de la caja

El paquete y el drone nos han llegado a la oficina sin ningún tipo de daño. En el exterior de la caja, podemos ver algunas imágenes pequeñas del drone y alguna información técnica. La parte superior tiene un asa para facilitar el transporte de cartón. En el interior, el contenido está muy seguro gracias a un recubrimiento de espuma de poliestireno.

Después de abrir la caja, nos hemos encontrado muchos accesorios. Hay un total de ocho hélices (cuatro como piezas de repuesto), cuatro pies y 10 tornillos (incluidos dos de repuesto), un cable de carga USB y un cargador y la cámara. La cámara cuenta también con su propio cable, soporte y batería. Se incluyen también todas las herramientas necesarias para el montaje. De este modo, se incluye un destornillador y una herramienta especializada para asegurar los pies y las hélices. Para el control remoto incluye un soporte para el smartphone. 

Paso uno: colocar las piezas importantes. Los pies se fijan con dos tornillos cada uno, lo que solo nos ha llevado unos minutos. Desgraciadamente, esto hace que no quepa en la caja, por lo que dificulta el transporte. Para retirar los soportes, es necesario utilizar el destornillador. ¡Ojo! No olvidéis guardar los tornillos para no perderlos.

Realmente no es tan complicado transportarlo, pero este modelo no tiene brazos plegables. Esta característica suele estar presente en drones mucho más caros.

El soporte de la cámara simplemente se coloca en la parte inferior. Un pequeño interruptor lo mantiene en posición.

Las hélices están atornilladas y se pueden desmontar con mucha facilidad. Gracias a las marcas A y B los rotores no se pueden colocar de forma incorrecta. La herramienta provista es de hecho superflua, puesto que las helices también se pueden colocar con los dedos.

La elaboración de las diferentes partes está bien hecha. Los pies pueden caerse en algún momento aunque esto tiene fácil solución.

Mando de control remoto

El control remoto es bastante grande, pero es cómodo y cabe bien en la mano. La información de vuelo (GPS, batería) se muestra en una pantalla estrecha en la parte inferior. El soporte para smartphones incluido se puede conectar en la parte superior. A diferencia de muchos otros controles remotos de bajo coste, todos los botones tienen símbolos que indican su función. Esto hace que el uso sea muy sencillo incluso sin leer las instrucciones. Por otro lado, hay botones que realmente no tienen mucha utilidad. Un ejemplo claro es la rueda superior. Esta se utiliza para inclinar la cámara, aunque es muy rígida por lo que realmente no se usa.

La primera vez que se enciende, el drone y el control remoto deben conectarse a través de los dos botones. También hay que calibrar la brújula del drone antes del primer lanzamiento. Para esto, el Bugs 3 gira varias veces alrededor de su propio eje. En el manual de instrucciones todos estos pasos se describen de forma muy clara (aunque solo está disponible en inglés).

App

La aplicación tiene todas las características a las que estamos acostumbrados. Simplemente hay que escanear el código QR del manual de instrucciones y descargar la app Bugs Go. Está disponible tanto para iOS como para Android. Primero, debemos seleccionar el modelo correspondiente (en nuestro caso, Bugs 3 Pro), así como el idioma inglés en el icono en la parte superior derecha.

La interfaz en sí también ofrece una imagen estándar que nos recuerda a muchas otras apps similres. La información de vuelo como la altitud, la distancia y el estado de la batería se muestran en la parte superior. A la izquierda, se puede seleccionar el RTH y la opción de seguimiento. Pinchando en la parte derecha, podemos acceder a la cámara. Se puede acceder a las configuraciones a través del ícono del engranaje ubicado en la parte superior central.

Cámara

Hay varias versiones de este drone: con cámara de 720p, 1080p o sin cámara. La versión de 1080p es algo más cara, mientras que prácticamente no hay diferencia entre la de 720p y el modelo sin cámara. Esto ya nos indica que no debemos tener las expectativas muy altas. En realidad, es posible poner cualquier action cam que tengamos en el soporte por lo que realmente no hace falta.

El soporte se adapta perfectamente a la cámara provista y tiene 6,1 cm de ancho y 4 cm de alto. Desgraciadamente, no se pueden usar cámaras más grandes. Tened en cuenta que las action cams de la serie 4K Yi tienen 6,5 cm de ancho. Además, la cámara se carga con el drone y transmite la señal WiFi, por lo que la app solo se puede utilizar con esta cámara.

En nuestro pedido sí optamos por la versión con cámara, por lo que podemos contaros un poco más sobre ella. El exterior, parece el de una action cam cualquier, aunque al cogerla se nota que es mucho más ligera. Este modelo consiste básicamente en una carcasa de plástico y un sensor de imagen. Junto al puerto USB hay una ranura para tarjetas SD. Las fotos se almacenan también sin tarjeta SD directamente en el teléfono móvil.

Como era de esperar, la calidad de la cámara no es buena. Las imágenes salen muy  borrosas. Se nota que no han invertido en un sistema de estabilización porque la cámara vibra mucho al acelerar y frenar. Además, las vibraciones de los motores son claramente visibles en forma de bandas horizontales en el video, lo que hace que la imagen sea aún peor. Aquí os dejamos un ejemplo:

Las fotos se toman con una resolución de 1280 x 720p (aproximadamente 1 megapíxel) y se ven aún peor que el video.

Características

Este modelo tiene todas las funciones normales del GPS. Por lo tanto, el Bugs 3 Pro mantiene su posición utilizando el GPS y también puede identificar los puntos de giro. Cuando el nivel de la batería cae (o con solo tocar un botón), el drone vuelve al punto de inicio. La función de “punto de interés”, en la que el dispositivo gira alrededor de un punto, también puede activarse de esta manera (y no a través de la cámara). No  esperes la precisión de un DJI Mavic 2 o te vas a llevar una gran decepción.

Las funciones como el modo sin cabeza o los giros de 360 ° no son muy recomendables para grabar videos. Como hemos comentado anteriormente, la calidad de estos será aun peor. Si quieres usarlos, puedes dejar la cámara y volar sin los soportes. Las características de vuelo son bastante buenas aunque lo ideal es que no haya mucho viento. El retorno automático funciona de forma lenta pero segura. Teniendo en cuenta el precio, no tenemos quejas en este punto.

Batería

La batería de 2800 mAh es bastante interesante. Es lo suficientemente grande y se supone que debe proporcionar un tiempo de vuelo de hasta 22 minutos. Por supuesto, estos objetivos no se alcanzan en realidad, pero los 20 minutos sí podemos garantizarlos. El único inconveniente es que el control remoto emite un tono de advertencia cuando la batería está baja. Los últimos minutos siempre van acompañados de un pitido molesto.

Conclusión

El MJX Bugs 3 Pro está disponible desde el otoño de 2018 y es definitivamente un modelo pensado para principiantes. Sin un gimbal es realmente difícil conseguir videos estables. La cámara de 720p está por debajo de la media en lo que respecta a la calidad. Probablemente la versión de 1080p sea mejor. Como hobby y para aprender a grabar con drones este modelo es más que suficiente. Uno de sus puntos fuertes es la duración del vuelo que ronda los 20 minutos. Si además optas por la versión con 3 baterías al hacer el pedido tendrás una hora de vuelo. Lo dicho, para buenas grabaciones de video, definitivamente necesitas otro modelo como el DJI Spark, FIMI A3 o FIMI X8 SE.

Ir al gadget
Imagen de Jens

Jens

Me uní al equipo de China-Gadgets en otoño de 2015 y desde entonces me apasionan los drones para deportes. Por eso, siempre estoy al día en todo lo que concierne a los drones.

Escribir comentario

Nombre
E-Mail
Esta dirección no se publicará

He leído y acepto la política de privacidad y condiciones de uso.